Plataforma de marca: tu hoja de ruta - Laia Vives

Plataforma de marca: tu hoja de ruta en el entorno digital.

Uno de los mayores objetivos de una marca es conseguir significar y construir las percepciones deseadas en la mente y el corazón de las personas.

Es decir, si quieres que tu marca esté relacionada con la creatividad, tu identidad visual debe poder transmitir esa creatividad.

Pero por mucho que una identidad visual te ayude a transmitir significados a través de formas y colores, por el simple hecho de utilizar un color, una fuente tipográfica o un estilo fotográfico, no será suficiente si quieres que esas percepciones verdaderamente calen en las personas.

Para hacer realidad los significados escogidos en una estrategia de marca, necesitas trabajar tu marca desde una perspectiva holística, es decir, poniendo en valor cada una de las pequeñas acciones que llevas a cabo para contactar con tu audiencia. Y eso incluye tanto tu identidad visual, como tus mensajes, tu comunicación y la forma en la que interactúas con tu audiencia.

Si tienes un blog, es importante escoger bien los temas sobre los que escribes. ¿Compartes contenidos en RRSS? Éstos también deben ir enfocados a construir las mismas percepciones. Si tienes un podcast, más de lo mismo. Y por supuesto, todo debe estar impregnado de tu identidad visual para que la experiencia del usuario a través de todos estos puntos de contacto sea lo más consistente posible.

Ser una marca consistente permite que las personas sepan ubicarte e identificar qué ideas deben asociarse a ti. Y así, es como dejas de ser una marca cualquiera. Pero ser consistente hoy día, no resulta una tarea fácil…

La digitalización ha multiplicado tus oportunidades de entrar en contacto con tu audiencia. Y sin una hoja de ruta que te recuerde qué dirección debes tomar en cada momento, es fácil caer en el error de construir significados inconexos entre sí.

Por suerte, somos cada vez más los profesionales que para definir una estrategia de marca utilizamos una herramienta que académicamente llamamos Plataforma de marca. Indispensable para la toma de decisiones estratégicas sobre todo en el entorno digital.

Esta herramienta no es ni más ni menos que un documento donde se reúne el propósito de tu marca, tu promesa, tu posicionamiento, tus valores, tu personalidad y tus territorios de actuación.

Una hoja de ruta para que tu marca y negocio vayan de la mano. Sin embargo, de nada te sirve tenerla si no sabes qué hacer con ella.

Tu plataforma debe hacerse realidad.

De plataforma a marca

A menudo se suele emplear la frase: “Si tienes un negocio, tienes una marca mejor o peor gestionada”. Y aunque es una frase muy bien intencionada para poner en énfasis la importancia que tienen tus acciones, comportamientos, lo que dices o incluso tu imagen, creo que ha devaluado el significado de marca obligando a tener que acompañarla de adjetivos como: relevante, memorable, potente… para referirnos a marcas bien trabajadas.

Lo que puedo asegurar es que una marca no es un logotipo. Tampoco un documento con tu misión, visión y valores. Una MARCA fuerte y sostenible en el tiempo se consigue a través de su constante gestión inteligente.

Es decir, a través del Branding.

Y tu objetivo es hacer realidad todo lo que reúne tu Plataforma a través de tus acciones de marketing y tu comunicación.

Tanto si estás pensando en lanzar tu marca personal o para un proyecto propio, deberás tener en cuenta algunos retos a los que tu marca se enfrentará en el entorno digital.

1. Construye tu marca desde el propósito

El mundo está repleto de productos y servicios como el tuyo. Construir tu marca en base a las funcionalidades o características de tu producto o servicio te convertirá en una marca estática que necesita recurrir a un lavado de imagen y posicionamiento para recuperar su relevancia.

Hace muchos años que se viene hablando del propósito, pero hoy parece ser la última tendencia. Muchas marcas se han lanzando en su búsqueda, y a veces, más motivado por una necesidad estratégica, que por una realidad de cultura de marca.

Si tu propósito no se ve reflejado en tus decisiones de marca, en tus productos y en los pequeños detalles, tarde o temprano se te verá el plumero.

Construye tu marca desde el propósito - Laia Vives

2. El poder de una comunidad

El mundo digital nos ha inundado a datos. Datos que bien analizados y gestionados aportan un poder incalculable para las marcas. Las nuevas herramientas tecnológicas también permiten hacer estudios que aportan información de primera mano sobre nuestras audiencias. Sin embargo, éstas no siempre están al alcance de todos.

Si tu marca no puede permitírselas, tu comunidad será tu mejor fuente de información. Escúchala. Hazle partícipe de tus avances. Y aprende a crear productos y servicios que les aporte verdadero valor.

El poder de una comunidad - Laia Vives

3. Entretiene a tu comunidad

Si crees que ese intercambio de información fluye solo en una dirección estás muy equivocad@. Las personas te darán si tú les das. Y si ese intercambio tiene lugar en las RRSS, más te vale saber qué el tipo de contenido quieren ver.

Netflix nos ha acostumbrado a decidir qué y cuándo ver algo. Si tu marca no es capaz de crear un contenido apropiado y en el momento que tu audiencia lo quiere, se irán a buscarlo a otra parte; y lo encontrarán. Olvidándose de ti para siempre.

Entretiene a tu comunidad - Laia Vives

4. Haz que tu marca cobre vida

Bien, ya tienes tu destino final. Sabes que necesitas ir acompañado. Y que ese acompañamiento no te sale “gratis”. ¿Vas a empezar a publicar contenido sin ningún tipo de sentido?

Aprovecha tus contenidos para dar vida a tus valores, tu personalidad y tu posicionamiento en el mercado. Ten presente tu marca en las decisiones de negocio y tendrás una marca coherente y sostenible en el tiempo.

Confirma cada cierto tiempo que las personas te relacionan con los significados que escogiste en tu estrategia de marca. Si no lo son, algo está fallando en tu comunicación.

Dar vida a tu marca - Laia Vives

Si las personas no entienden qué significas para ellas, te situarán en el cajón de los recuerdos. Ese cajón que solo abres cuando tienes tiempo y re-descubres que tenías cosas interesantes pero que no fuiste capaz de recordar cuando te hacía falta.

No dejes que tu marca quede resumida en un papel. Utiliza tu hoja de ruta para cualquier nuevo reto que te propongas.

Top

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *