Cómo pedir presupuestos para tu web - Laia Vives

Cómo pedir presupuestos para tu web como un PRO.

“Necesitas una página web”. ¿Qué haces?

Empiezas con una búsqueda rápida en internet, pides algunos presupuestos y comparas. Los presupuestos varían de los 100€ hasta los 8.000€ y no entiendes porqué.

Hoy voy a contarte qué puntos debes tener en cuenta antes de pedir los presupuestos para que la comparación pueda ser real. ¡Vamos allá!

1. Hosting y dominio

Hay agencias que se encargan de llevar toda la gestión de la contratación de hosting y dominio. Algunas, incluso pueden alojar tu página web en su servidor privado porque suele ser más seguro.

Mis clientes prefieren tener más independencia en este aspecto y lo contratan directamente.

Tomes la decisión que tomes, especifícalo para que no haya sorpresas. Y siempre siempre, a tu nombre. 😉

2. Define bien tu objetivo

Decidir para qué vas a utilizar tu página web es clave. No es lo mismo ofrecer servicios, que vender productos desde tu página.

Tampoco es lo mismo necesitar resultados inmediatos, que atraer público cualificado poco a poco.

Tu página puede ser una web de servicios, un e-commerce o incluso una escuela de cursos online. Define bien qué tipo de web necesitas y obtendrás presupuestos fáciles de comparar.

3. Plantilla o web a medida

Este punto hará que tu presupuesto pase de 2-3 cifras a 3-4 cifras. Pero tiene trampa. ¿Te suena “lo barato sale caro”? Así ha sido mi experiencia cuando he trabajado con plantillas.

Al principio todo funciona muy bien, pero luego aparecen los problemas. Y lo que habías ahorrado al principio lo acabas pagando después. Por eso decidí no trabajar más con ellas.

Te expongo mis razones y tú decides.

  • Una solución para muchos. Las plantillas están pensadas y diseñadas para atraer al máximo número de personas y conseguir muchas ventas (por eso son baratas). Te permiten hacer muchísimas cosas. Aunque no las vayas a utilizar nunca. Esto hace que tu web vaya mucho más lenta. Ahuyentarás las visitas y Google te penalizará.
  • Empiezas la casa por el tejado.  En una web a medida el diseño da prioridad a tu contenido. En una plantilla, tu contenido se adapta a lo que el diseño te permite. ¿Qué prefieres? ¿Tener una web bonita o que tu mensaje se entienda?
  • No te diferencia. ¿Cuántas webs visitas a la semana? ¿Cuántas recuerdas? Si usas una plantilla tu web será parecida a las demás. Reza para que tu competencia no compre la misma plantilla.
  • Uso excesivo de plugins. Los plugins nos hacen el trabajo más fácil. Pero si abusas de ellos, pueden aparecer incompatibilidades que habrá que solucionar. Todo lo que puedas hacer sin ellos, mejor.
  • El mantenimiento es engorroso. Cada desarrollador tiene su forma de escribir código y arreglar el de otra persona puede ser un auténtico quebradero de cabeza que obliga a invertir más tiempo y dinero.

El único caso en el que recomiendo una plantilla es si buscas una solución rápida y económica que te permita validar una idea y buscar otra solución mejor a corto plazo. MUY a corto plazo.

Si lo que buscas es una web escalable que te acompañe bastante tiempo, huye de ellas.

4. Los contenidos

¿Quién redactará los textos? ¿Qué fotografías vas a utilizar? ¿Necesitas incluir alguna ilustración o iconos? ¿En cuantos idiomas vas a tener tu página? ¿Quién traducirá los textos?

Todos estos aspectos son necesarios para poder diseñar y montar tu página web. Pero no todos los presupuestos incluyen cada una de las disciplinas.

Especifícalo cuando pidas tu presupuesto. Pide orientación. Muchos diseñadores colaboran con otros profesionales y te los pueden recomendar.

5. Atraer tráfico a la web

Si crees que tener una web significa abrir las puertas y esperar que las personas lleguen por sí solas, siento decirte que el mundo es más cruel de lo que imaginas.

Tener una página web solo es el primer paso. Después empieza el trabajo duro. A menos que seas muy conocido y las personas te busquen directamente en el buscador, necesitarás utilizar alguna estrategia para atraer tráfico hacia tu web.

Puede ser mediante publicidad pagada, con una estrategia de SEO, o con estrategias de atracción tipo inbound marketing. Si vas a construir una base de datos mediante captación de suscriptores, especifícalo para que puedan informarte sobre cómo cumplir con la ley de protección de datos que entra en vigor a partir de este mayo de 2018 (RGPD).

También deberías especificar con qué gestor lo vas a llevar a cabo. Tanto Mailchimp como Active Campaign son muy buenos gestores, pero hay muchos más.

6. SEO friendly

Una estrategia de SEO son palabras mayores. Pero tu web sí puede construirse para que sea “SEO friendly”.

No necesitas encontrar una persona experta en SEO. Con conocimientos básicos tu web puede estar hecha para que Google no te penalice a la hora de conseguir las primeras posiciones de su buscador.

7. Google Analytics + Google Search Console

Estas herramientas a priori no tienen nada que ver con el diseño y desarrollo web. Pero necesitarás estar familiarizad@ con ellas tarde o temprano.

Te permiten conocer el número de visitas, de dónde proviene el tráfico, qué páginas y qué contenidos son los más visitados… Información que te servirá para ver si estás obteniendo los resultados que esperabas.

Activar y sincronizar las cuentas es muy sencillo, pero si todavía no tienes tiempo de familiarizarte con ellas, pregunta si tu desarrollador puede incluir esta gestión para que tu página recoja información desde el minuto cero.

8. Extras

Hay muchísimas más opciones que puedes tener en cuenta a la hora de pedir presupuesto para tu página web:

  • Qué gestor de contenidos vas a utilizar: WordPress, Prestashop, Drupal… Y si no los conoces a fondo concretar si necesitas algún tipo de tutorial básico para añadir contenido tú mismo.
  • Si quieres que tu página web sea accesible a personas con discapacidad visual. Tener esto en cuenta podría posicionar tu marca como una marca con consciencia social.
  • Si necesitas que tu página web esté vinculada con tus redes sociales o con algún gestor para hacer seguimiento de tus campañas de Facebook Ads.

Hay tantas opciones que el presupuesto se te puede disparar muchísimo. La clave es no querer abarcar demasiado al principio y poco a poco ir añadiendo aquello que necesites en cada punto de tu estrategia de marketing.

En el próximo artículo voy a contarte qué partes considero indispensables y qué estoy ofreciendo en mi servicio de diseño web para que puedas tener una página web profesional.

Espero que te haya servido de ayuda y si te surge cualquier duda, ya sabes que puedes escribirme en los comentarios.

¡Hasta la próxima!

Top

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *