Cuándo es necesario plantear un rediseño - Laia Vives

Cuándo es necesario plantear un rediseño

En el artículo anterior te prometí que hoy explicaría cuándo es necesario plantear un rediseño. Así que ¡ahí voy!

Cambiar una identidad visual suele ser visto como algo positivo, ya que transmites la sensación de tener una marca que sabe evolucionar y adaptarse a su entorno. Sin embargo, el cambio por el cambio puede causar el efecto contrario: una marca que no sabe qué objetivo persigue.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que un cambio de identidad visual, por pequeño que sea, te supondrá una inversión económica.

Es recomendable que tengas preparado un plan de acción para decidir con antelación cómo vas a notificar el cambio para que sea bien percibido por los demás.

Puedes hacer una campaña de lanzamiento una vez ya tengas todo listo para provocar un gran impacto. O puedes hacer el cambio progresivamente para que tu audiencia se vaya acostumbrando poco a poco a él. Un cambio radical y mal comunicado podría dar la sensación de una marca totalmente nueva y perder la conexión de los clientes que ya confiaban en ti.

Recuerda que lo más importante es que todos los materiales con los que tu audiencia entre en contacto con tu marca, mantengan una coherencia y consistencia visual entre sí. Tu página web, tus facturas, los materiales gráficos, redes sociales… Seguro que tienes unos cuantos.

 

Descargar

 

¿Rediseño estético o rediseño estratégico?

Dependiendo de tu situación y tus necesidades un rediseño puede ser más sutil, de manera que solo afecte a tu logotipo y a tu identidad visual, o puedes necesitar un cambio más estratégico que afectaría a tu marca en general. Lo que llamamos restyling o rebranding.

Restyling

Un rediseño estético consiste en actualizar tu logotipo y tu identidad visual sin tocar el ADN de tu marca. Es un cambio exterior que busca resultados a corto plazo y que permite:

  • Diferenciarte visualmente de otras marcas.
  • Dar una imagen más profesional.
  • Adaptarte a las tendencias y crecimiento tecnológico.
  • Recordar que tu marca sigue ahí y que sabe mantenerse actualizada.
  • Reforzar tu personalidad de marca.

Rebranding

Un rediseño estratégico conlleva perseguir un nuevo objetivo y diseñar una nueva identidad visual. Pero esta vez tomando como referencia toda la información anterior para que tu marca evolucione hacia un nuevo objetivo.

Se trata de un cambio por dentro y por fuera, que muchas veces conlleva un cambio de hábitos y de mentalidad. Los resultados suelen llegar más a largo plazo, así que hay que armarse de paciencia y estar convencido de querer tomar ese nuevo camino o podría quedarse en algo puramente visual.

Hacer un lavado de cara y no querer adaptarse, podría transmitir unas sensaciones y crear una expectativa que no se correspondería con la realidad y eso, tarde o temprano, afectaría a tu imagen de marca.

Un rebranding te permite:

  • Fortalecer tu marca.
  • Actualizar y adaptar tu marca al entorno.
  • Aumentar el valor de tu marca.
  • Diferenciarte a través de tu propuesta de valor.
  • Ampliar o cambiar de mercado y conseguir nuevas ventas.
  • Evolucionar hacia un nuevo objetivo y proyectarlo con tu nueva identidad.

 

Tomar la decisión entre un cambio radical o sutil no resulta fácil sin hacer antes una auditoría para analizar el estado de salud de tu marca a través de tu competencia, tus clientes y tus materiales gráficos.

Cuanta más información puedas recopilar y analizar, más fácil te será encontrar la solución ideal a tu problema.

Si tienes dudas al respecto puedes enviarme un correo o escríbeme en los comentarios. Estaré encantada de poder ayudarte.

Top

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *