Marcas con propósito y conciencia - Laia Vives

Cómo construir hoy tu marca con un propósito para el mañana.

Si miras a tu alrededor, parece que lo “social” y lo “ecológico” estén de moda. Pero su presencia pretende ir mucho más allá que una moda pasajera.

A principios de este año tuve la ocasión de asistir a una sesión informativa en ESADE: “Building Brands with purpose and conscience”.

Unas charlas informativas para poner en relieve cómo las marcas son capaces de transformar el mundo en el que vivimos y cómo a través de ella podemos conseguir un negocio más humano y consciente, que ayude a la sociedad a progresar y prosperar.

Tener un propósito es clave para que una marca crezca y evolucione, e implica recorrer tu propio camino. Ser auténtico por tí mismo.

Las marcas con conciencia son aquellas que, con una visión a largo plazo, se atreven a aventurarse más allá de los objetivos del propio negocio (sin renunciar a ellos) para conseguir un impacto positivo en la sociedad.

Van más allá de los beneficios racionales.

Van más allá de los beneficios emocionales.

Contribuyen a un bien superior.

Los beneficios racionales y emocionales ya no son suficientes para atraer y retener a un consumidor cada vez más concienciado con el entorno que le rodea.

Hay que hablar menos y actuar más.

¿Cómo es una marca con conciencia?

  • Una marca con conciencia se permite pensar diferente.
  • Introduce el pensamiento sostenible en el corazón de todo lo que hace.
  • Su propósito es transformativo y crea valor para todos los implicados.
  • Tiene la capacidad de amar y cuidar.
  • Está dispuesta a mantenerse fiel a sus principios.

“Un principio no es un principio si no te cuesta algo.”

Claves para identificar una marca con conciencia

Oriol Iglesias, profesor de ESADE, destaca cuatro claves para reconocer a una marca con conciencia:

  • Sus principios son irrenunciables

Estas marcas persiguen un propósito transformador con el objetivo de mejorar el entorno y la vida de las personas. Son marcas que se construyen de dentro afuera para que su razón de ser esté integrada en su ADN y sea compartida por todos los trabajadores de la empresa.

Patagonia ha sido un claro ejemplo de ello. A través de sus productos promueve e implementa soluciones a la crisis medioambiental. Sus productos son de alta calidad, perdurables, reparables y reciclables.

En este video puedes ver una presentación de Yvon Chouinard, fundador y propietario de Patagonia Inc. para entender su filosofía como emprendedor.

 

No necesitas ser una gran multinacional para ser fiel a tus principios y conseguir un impacto positivo.

Un ejemplo de ello es esta pequeña tienda de barrio ubicada en Sant Antoni (Barcelona). Se definen como: “El cambio hacia una nueva forma de comprar”. Todos sus productos son orgánicos y vendidos a granel. Incluso los detergentes y geles, con el objetivo de reducir el uso y producción de bolsas y envases de plástico.

Yes future - Laia Vives

Fuente: Barcelona Metropolitan

 

  • Son justas

Las marcas con conciencia “buscan que, de su actividad económica, se beneficien todos los implicados, no sólo la empresa”.

Es importante mantener un liderazgo centrado en las personas y no solo en los resultados de la empresa. Eso significa pagar salarios dignos, tener una relación “win-win” con los proveedores, al mismo tiempo que los beneficios también se utilizan para contribuir en el desarrollo del territorio.

En los años que estuve viviendo en Sao Paulo esto lo vi muy claro en Decathlon. La marca francesa ponía todos sus medios para que el impacto de la apertura de sus tiendas fuera lo más positiva posible para la comunidad.

  • Contrataba gente joven y ofrecía horarios flexibles para que pudieran compaginar los horarios de trabajo con sus estudios y así fomentar la educación entre los jóvenes.
  • Parte de sus beneficios iban destinados a construir campos de futbol para que los niños de ese vecindario tuvieran un lugar al que ir a jugar.
  • Establecía relaciones contractuales con sus proveedores a largo plazo exigiéndoles mejorar las condiciones laborales de las personas que fabricaban sus productos.

 

  • Responsables

“Las marcas con conciencia tienen una visión a largo plazo que va más allá de los puros objetivos económicos cortoplacistas y tratan de desarrollar relaciones sostenibles con sus stakeholders y su entorno”.

Ecoalf es la primera y única marca de moda de España en ser reconocida por su compromiso con la gente y con el planeta. Crea productos reciclados con la misma calidad y diseño que las grandes marcas a partir de plástico recuperado del fondo de los océanos.

Web Ecoalf - Laia Vives

Pero su actividad va mucho más allá. Javier Goyeneche, fundador y CEO de la marca, nos contó cómo su actividad consiste en hacer un minucioso trabajo de concienciación a los pescadores de cada zona para que sean ellos mismos los encargados de recolectar el plástico con sus redes de pesca. 

Es su fuente de ingresos la que se verá gravemente afectada si no cuidan y protegen sus mares.

 

  • Abiertas

“Las marcas con conciencia son transparentes y rinden cuentas de forma pública y periódica de todas sus operaciones”.

Muchas start-up son un claro ejemplo de ello ya que incorporan desde sus inicios esta transparencia en su forma de hacer negocios.

No son perfectas, pero si se equivocan, reconocen sus errores y trabajan para no cometerlos de nuevo.

 

Cada vez son más las marcas que van tomando conciencia sobre la importancia de prestar atención al impacto que provocan con su actividad. No solo en temas ecológicos, si no también sociales.

Las marcas tenemos la oportunidad de concienciar a la sociedad de que otra forma de hacer y consumir es posible.

Las marcas con conciencia contribuirán a hacer del mundo un lugar mejor.

Top

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *